Los Autos Sin Conductores y el Diseño de las Ciudades del Siglo 21

Los autos sin conductores y el diseño de las ciudades del siglo 21

Los vehículos autónomos (o vehículos sin conductores) ya están entrando a decenas de ciudades alrededor del mundo, y serán una de las tecnologías más transformadoras y disruptivas jamás introducidas para la vida de las personas y para el diseño de las ciudades.

Por un lado, en algunas ciudades, esta tecnología incrementará el tráfico vehicular, fomentando aún más el uso del auto individual, alejando aún más los suburbios y dispersando aún más la mancha urbana, y aislando a las personas aún más unas de otras, ya que muchas personas podrán trabajar y hasta dormir en su desplazamiento diario. Este tipo de ciudades probablemente opten por continuar diseñando las infraestructuras viales para brindarle mayor comodidad al automóvil, ampliando más y más carriles, y agregando más y más puentes, pasos a desnivel y segundos pisos, con cada vez menos espacios públicos para caminar o para la recreación y la vida comunitaria.

Por otro lado, en algunas ciudades, esta tecnología permitirá transformar los sistemas del transporte público con el uso de vehículos autónomos compartidos. Este tipo de ciudades deberán adecuar sus calles y espacios públicos para brindar mucha mayor comodidad y seguridad para los peatones, pero podrán usar esta revolución para rescatar su ciudad y rediseñarla a escala humana.

De cualquier manera, esta tecnología tendrá un impacto transformador, y tu ciudad debe escoger el camino en el que quiere dirigirse desde hoy, antes de que sea demasiado tarde.

av2

Calles, espacios públicos y transporte publico

Los vehículos autónomos ofrecen la posibilidad de liberar una cantidad significativa de espacio para usos públicos más provechosos al reducir el número de carriles de viaje necesarios, reducir la cantidad de estacionamiento necesario en la calle, y reducir el ancho de algunos carriles de viaje.

Los estudios demuestran que cuando todos los vehículos están completamente automatizados, la capacidad en las autopistas se duplica. Esto deja abierta la posibilidad de diseñar muchas más “dietas viales”, donde podemos reducir el número de carriles de viaje para vehículos y usar el espacio para otros fines. Ya que los autos se desplazarán de manera más segura, mucho más seguros que los vehículos impulsados ​​por humanos, e incluso pueden “conectarse” y formar pelotones, no necesitarán la misma cantidad de carriles que los vehículos impulsados ​​por humanos. Por ello, muchas de nuestras calles podrían recortar la cantidad de sus carriles y aun así mover más eficientemente el tráfico vehicular.

Además, muchas personas simplemente dejarán de comprar su propio auto, y optarán mejor por sistemas de autos compartidos (parecido a lo que ya está ocurriendo con Uber, pero en esteroides). Los viajes se compartirán como Uber Pool y Lyft Line, o en autobuses públicos, lo cual significa un cambio transformador para TODOS los sistemas de transporte público actuales. Esto pudiera reducir de manera significante la cantidad de vehículos en nuestras ciudades, lo que abre nuevas oportunidades para el rediseño de todas las calles y de los espacios públicos. Y esto también significa un fin a la visión actual de los sistemas de transporte público, ya que diversas empresas y sistemas de vehículos autónomos compartidos personalizarán rutas colectivas de manera más eficiente y económica que cualquier sistema de transporte que podamos imaginar hoy, desde buses autónomos, hasta vehículos miniatura autónomos, un gran diversidad de posibilidades que seguramente veremos en el futuro próximo, pero ya estamos comenzando a ver en muchas ciudades.



Reducir la cantidad de estacionamiento en la calle

Las opciones sin conductor ofrecidas por Lyft, Uber y muchas otras serán significativamente más económicas que tener un auto. En promedio, nuestros autos están estacionados el 95 por ciento del tiempo, por lo que solo están en uso el 5 por ciento del tiempo. Con los vehículos compartidos funcionando bajo demanda las 24 horas del día, sus tasas de utilización serán mucho más altas. RethinkX proyecta que los vehículos compartidos podrían operar el 40 por ciento del tiempo. Por ello, se necesitará mucho menos estacionamiento. Sin embargo, se deberán contemplar diseños viales con ubicaciones cómodas que permitan recoger y bajar a personas mientras el auto sigue su camino. Pero el estacionamiento en la calle se puede eliminar en muchos lugares, liberando este espacio para otros usos públicos.

Usos de suelo de terrenos adyacentes

La experiencia de usar nuestras calles depende mucho de los usos del suelo adyacentes. Dado que muchos estacionamientos en la superficie se vuelven innecesarios, serán reemplazados por otros usos del suelo. El estacionamiento en la superficie de hoy podría convertirse en espacio abierto o espacio de parque. Muchos otros usos y destinos de suelo proporcionarán una mejor experiencia en la calle que los estacionamientos.

A medida que más personas usan estos vehículos, los caminos de acceso a casas, centros comerciales y fraccionamientos podrás ser reemplazados por jardines o edificios. Esto mejorará la experiencia de los peatones, corredores y ciclistas, ya que tienen menos caminos para cruzar.

Gestión de la banqueta

A medida que un número significativo de personas pasa de ser propietario de automóviles a TaaS, la demanda de recogida y bajada en las calles aumentará. La gestión del espacio en la acera presentará nuevos retos para las ciudades. Esto puede ser relativamente simple en barrios de baja densidad. Pero, ¿qué sucede cuando miles de empleados que trabajan en centros urbanos con edificios de 30 pisos dejan el trabajo entre las 5 y las 6 pm y todos deben ser recogidos en diferentes direcciones? Las ciudades deberán diseñar el espacio en las banquetas y priorizar el espacio para autobuses, vehículos de mayor ocupación y para personas con discapacidades en estos lugares.

Reducción de anchos de carril

Como los autos sin conductores podrán mantenerse mucho mejor dentro de sus carriles, aquellos carriles que no contemplen autobuses o camiones de pasajeros de tamaño completo podrían reducirse a 2.40 metros de ancho. Esto nos permite capturar más espacio para la reutilización. Estos carriles también son más amigables para los peatones, ya que son más fáciles de cruzar.


Carriles bidireccionales

Algunas calles residenciales y aquellas con poco tráfico pueden usar carriles que permiten que los automóviles viajen en cualquier dirección según sea necesario. Una de las características clave de los vehículos autónomos será la comunicación Vehículo a Vehículo (V2V) para que los vehículos hablen entre sí y coordinen sus movimientos. Hoy utilizamos carriles de giro central bidireccionales que podrían usarse como carriles de viaje bidireccionales.

Todo esto libera gran cantidad de espacio público en las calles y crea la oportunidad para rediseñarse. En las calles principales de la ciudad, este espacio podría ser utilizado para:

  • Carriles de autobús
  • Carriles de bici protegidos o mejorados.
  • Aceras más anchas
  • Mobiliario urbano
  • Venta ambulante
  • Arte publico
  • Fuentes
  • Paisaje urbano y paisaje
  • Comedores al aire libre
  • Senderos para trotar
  • Parques infantiles
  • Mucho ms

En calles más pequeñas o residenciales, podríamos reducir el ancho de las calles a 5 metros, o incluso a 2.4 metros donde el tráfico es liviano. Muchas calles que tienen 12 metros o más de ancho hoy podrían ver:

Con toda esta tierra reutilizada, podemos crear más espacio social, que es uno de los grandes rezagos en la mayoría de los barrios y fraccionamientos de hoy en día.

Infraestructura vial

Las calles bien mantenidas serán la infraestructura más importante necesaria para los vehículos autónomos. El pavimento liso, las líneas de carril bien marcadas, las señales bien mantenidas y las guarniciones bien definidas proporcionan la legibilidad necesaria para su operación. Las inversiones públicas se enfocarán probablemente menos en nueva infraestructura de transporte y más en la de mantenimiento.

En segundo lugar, mientras los autos sin conductores en desarrollo actualmente están capacitados para operar en calles existentes, maximizaremos su utilidad cuando aprovechemos al máximo las capacidades de vehículo a infraestructura (V2I). V2I permite a los vehículos comunicarse con señales de tráfico, transmisores e incluso computadoras centrales. Esta comunicación hará que los viajes AV sean aún más seguros. También abre otras oportunidades:

  • Las ciudades pueden querer priorizar el movimiento de ciertos vehículos como los autobuses públicos o los vehículos de emergencia. Con tecnología de “separación de carriles”, podemos mover los vehículos no preferidos para que salgan del carril cuando se aproxima un autobús o camión de bomberos, y luego permitirles regresar al carril cuando el autobús o camión de bomberos haya pasado. Esto es como tener un “carril de bus virtual” sin necesidad de un carril dedicado de tiempo completo. Esta ventaja también podría darse a otros vehículos compartidos de alta ocupación.
  • Las computadoras pueden programar calles por hora del día. Quizás una calle funcione como una calle de cuatro carriles durante los períodos pico, y como una calle de dos carriles durante las horas pico. Las calles pueden cerrarse para activaciones urbanas, vías recreativas, mercados urbanos, exposiciones de arte, carreras, ciclovías u otros usos que decida la ciudad o cada vecindario.
  • Las computadoras pueden programar velocidades. Si bien muchas personas se quejan de que los autos pasan a gran velocidad por las calles del vecindario, la computadora puede configurar la velocidad a 24 mph, por ejemplo. O podríamos permitir que los autobuses públicos viajen a 56 kph en las calles principales y limitar los vehículos de un solo ocupante a 40 kph.

Tercero, como muchos más vehículos funcionan con electricidad, necesitaremos estaciones de recarga. Algunos de estos podrían colocarse en lugares estratégicos a lo largo de nuestras calles.



Implicaciones de política pública

Las próximas décadas verán una revolución en el diseño de todas las ciudades gracias a esta nueva tecnología, y para ello, es indispensable que aprendamos de las lecciones y los errores de la ultima revolución en la que priorizamos la ingeniería del automóvil por encima del de las personas y de la experiencia humana en las ciudades. Muchas de las posibilidades descritas en este documento se basan en esto. Sin una política pública que priorice al peatón y que fomente los vehículos compartidos, nos quedaremos con calles aun mas monopolizadas por automóviles, más dispersas, con mayor desperdicio de tiempo en desplazamientos diarios, y que no serán saludables ni seguras, serán indeseables para viajar y serán aun mas solitarias para vivir de lo que ya son hoy. Con una política pública bien concebida, podemos llevar vida, salud, seguridad, belleza, diversión y vida comunitaria a nuestras calles del siglo 21.

Fuentes:

1.Steven Shladover, Dongyan Su y Xiao-Yun Lu, “Impactos del Control de Cruceros Adaptativo Cooperativo en el Flujo de Tráfico de Autopistas”, Documento de la Conferencia, Registro de Investigación de Transporte, Diario de la Junta de Investigación de Transporte, enero de 2012.

2.Don Shoup, el alto costo del estacionamiento gratuito

3. James Arbib y Tony Seba, “Repensando el transporte 2020-2030”, RethinkX, 2017.

Colaboración: Marco Martinez O’Daly y Alfonso Martinez Montijo 

 
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s