Los 4 Grandes Temas de la Reforma Urbana

Por Marco Martinez O’Daly

Durante el 2012 a 2016 tuve la oportunidad de coordinar la nueva Reforma Urbana de México en el Senado de la República, en apoyo al Senador Francisco Búrquez Valenzuela, el presidente de la Comisión de Desarrollo Urbano y Ordenación Territorial, promotor principal de la Reforma Urbana. Como su asesor, estuve en todas y cada una de las mesas de trabajo, privadas y públicas, en las cuales se debatieron artículo por artículo de la nueva ley. Después de miles de horas de debate entre grandes expertos y mentes brillantes, alrededor de temas y experiencias que resultaban en una riqueza de conocimiento, llegamos a una nueva ley revolucionaria. Por ello, durante los próximos meses estaremos compartiendo todo el conocimiento posible para explicar el nuevo modelo de ciudades y cada artículo de la nueva ley, así como las nuevas oportunidades para incidir en la transformación de sus ciudades.

Este nuevo modelo se enfoca en 4 cambios fundamentales:

1) El gobierno deberá enfocarse en construir mejor espacio público que garantice ciudades de calidad, y no como ocurre hoy en donde se enfoca en los tamaños de los edificios y lo que cada quien puede hacer dentro de cada lote individual.

La nueva ley obligará al gobierno a enfocarse más en espacio público, calles, banquetas, parques, plazas, y zonas de valor ambiental. Por ello, el gobierno deberá dejar de enfocarse tanto en el espacio edificable, es decir, lo que cada quien hacemos dentro de nuestra casa.

El espacio público, encontramos, es el elemento fundamental que determina la calidad de vida en una ciudad al paso de décadas y siglos, y que si no se hacen bien desde un principio ya no se pueden hacer después cuando la ciudad se construye mal. Es asi como vemos que incluso ciudades en las cuales haya prevalecido la ley, y todos los usos de suelo se hayan respetado, están fracasando hoy. El problema no son los usos de suelo sino los espacios públicos. No se puede meter una calle primaria o rescatar un lago o arroyo una vez que ya se construyeron casas, y estas son precisamente lo que no hicieron los gobiernos en los últimos 40 años.

2) Las ciudades deberán diseñarse para poder adaptarse a través de décadas y siglos, con mejor urbanismo, y no como ocurre hoy donde se tiene una visión de 3 años.

Esto se logra primero por medio de Planes de Desarrollo Urbano de largo plazo y Planes Metropolitanos obligatorios, los cuales obliga a municipios y zonas metropolitanas a planear ciertas cosas como el transporte público y las vialidades primarias, entre otros elementos, juntos. Pero la única manera de lograr esto es enfocando el esfuerzo de planeación en las cosas fundamentales.

En ese sentido, la nueva ley establece un nuevo modelo de ciudades que permita que las ciudades evolucionen mejor por medio de Movilidad Sustentable, la cual prioriza la comodidad del peatón y el transporte público por encima del automóvil individual. Esto se logra, mas que diseñando banquetas y calles compartidas, también por criterios de conectividad mínima de calles, y de diseño inteligente de parques y plazas en cada barrio.

Adicionalmente, la nueva ley promueve la accesibilidad a servicios dentro del mismo barrio, por medio de los usos mixtos. Esto permitirá disminuir la sobre-dependencia actual de los ciudadanos en el automóvil y de tener que desplazarse de una punta de la ciudad a otra para cada actividad en sus vidas. El buen urbanismo también requiere de Resiliencia, la cual exige que las ciudades protejan las zonas de alto riesgo o de valor ambiental, como primeras dunas de las playas, causes del rio, laderas de cerros, vasos reguladores de agua, evitando así desastres naturales en el futuro y permitiendo que las ciudades crezcan en armonía con el medio ambiente.

3) Las ciudades deberán ser incluyentes, y especialmente amigable para los que menos tienen, y no como ocurre hoy en donde privilegiamos a los ricos.

Para ello, los espacios públicos deben diseñarse para favorecer la vida comunitaria con banquetas amplias y no solo calles de automóviles, pero también con parques o plazas que le brinden identidad real a cada barrio y fortalezcan el tejido social y la interaccion vecinal de cada colonia.

Adicionalmente, hoy las regulaciones han hecho que a la mayoría de las familias no les alcance una vivienda legal o bien ubicada, y los segrega de acuerdo a su estrato económico, o a invasiones.  Por ello se proponen alternativas de menores restricciones y de urbanización progresiva que garanticen alternativas legales y sustentables para todos.

Finalmente, este nuevo modelo permitirá mayor emprendimiento para pequeñas y medianas empresas de barrio, la cual hoy ha sido destruida por regulaciones excesivas diseñadas para que solo las grandes cadenas puedan sobrevivir. Esto también permitirá mayor cercanía entre los servicios de las familias para así disminuir la necesidad de largos desplazamientos, pérdida de tiempo y desperdicio de recursos económicos y naturales.

4) Los gobiernos deberán garantizar infraestructuras de calidad y con máxima transparencia en el manejo de recursos, y no como ocurre hoy donde prevalecen los baches, y la corrupción.

Las inversiones en infraestructura son autofinanciables, y por ello se deben cobrar con costo a quienes se benefician directamente. Los estados deben legislar en este sentido más allá de lo que la ley federal propone, pero no como una política recaudatoria sino como una política de contribución por mejoras. Esto permitirá evitar lo que hoy vemos seguido que las inversiones benefician solo a unos cuantos o a terratenientes específicos, y con criterios cuestionables, cuyos terrenos se multiplican en valor con los recursos de todo el pueblo.

Al promover que los costos de todas las inversiones se recuperen con cargo a quien se beneficia directamente podemos multiplicar los recursos para invertir en más y más comunidades de la ciudad. Claro, los gobiernos pueden impulsar fondos sociales para necesidades especiales o comunidades que requieran atención especial. De igual manera, los gobiernos deben incorporar mecanismos de participación ciudadana y vecinal en la toma de decisiones y manejos de sus impuestos, primero permitiendo que parte de los prediales de cada colonia se queden en esa colonia, y que los vecinos que pagan sus impuestos puedan decidir las necesidades y prioridades en lo que quieren gastarlo para su colonia.

Adicionalmente, la nueva ley quita discrecionalidad de autorizaciones de construcciones, o clausuras y extorsiones de estas por parte de las autoridades, por medio de reglas claras que definen tiempos máximos de respuesta y prohíben clausuras arbitrarias de construcciones. Esto atraerá a emprendedores e inversionistas de todo el mundo y multiplicará el potencial económico de nuestras ciudades.

Adicionalmente, se integra un esquema de Denuncia Ciudadana por la cual los ciudadanos y vecinos pueden ser parte de la supervisión de las ciudades, y garantizar que se hagan cumplir los planes de desarrollo urbano y las reglas de convivencia de las colonias, incluso con la ayuda de los gobiernos del estado en aquellas situaciones en las que los alcaldes estén violentando las leyes o permitiendo que se ignoren.

Asegúrate seguirnos en fb.com/reformaurbanamexico para contenido diario e ideas que te ayudarán a transformar tu ciudad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s